NI OLVIDO NI PERDON

El Periodista 31 de marzo de 2019 Por
La dictadura brasileña y el 'olvido sistemático', los factores del Bolsonaro de hoy
BOLSONARO

Brasil fue el país del Cono Sur en el que se aplicó de manera más eficiente el olvido sistemático sobre la dictadura, dijo a Sputnik la uruguaya Lilián Celiberti, detenida por los militares de ese país en 1978. Para la activista, la desinformación de los más jóvenes abonó la falta de condena a las violaciones a los Derechos Humanos del pasado.
El caso de Celiberti, militante social y política, y el de su esposo, el también uruguayo Universindo Rodríguez, se hizo conocido por convertirse en una prueba de la coordinación represiva entre las dictaduras de Brasil y Uruguay y por constituir un revés para ambas fuerzas militares.

A 55 años del Golpe de Estado contra el presidente João Goulart, Celiberti recordó que llegó a Brasil en 1978, un año de la victoria de João Figueiredo, el último presidente de la dictadura. Si bien el control del régimen sobre los partidos y las manifestaciones políticas era férreo, se evidenciaba ya en esa época un aumento en la actividad de movimientos sociales que reclamaban amnistías para presos políticos y en la presión de sectores económicos que pedían una 'apertura' comercial.

La larga transición que vivió la dictadura brasileña provocó, según Celiberti, "impunidad". De hecho, Brasil se diferencia de otros países de la región por no haber logrado llevar a juicio a los principales responsables de las violaciones a los derechos humanos.

"Lo que justifica el momento político de hoy es la impunidad atroz, el silenciamiento de las víctimas y haber borrado las marcas más terribles de la dictadura", reflexionó Celiberti.

La militante identificó además que existe una "desinformación brutal" en las generaciones más jóvenes, que se suma a un contexto de "crisis del capitalismo, crecimiento del crimen organizado y crímenes ambientales".

Un contexto en el que "aparece la idea de 'autoridad' como imaginario salvador", apuntó la uruguaya, que permaneció varios años recluida por motivos políticos. 

Para Celiberti, el propio Jair Bolsonaro es un paradigma de esa 'desmemoria' porque  "fue él quien saludó al torturador de Dilma Rousseff durante su 'impeachment'". Lejos de obtener una condena social por su actitud, acabó siendo electo presidente en la elección siguiente.

"El secuestro de los uruguayos"
Celiberti y Rodríguez se instalaron junto a sus pequeños hijos en un departamento del barrio Menino Deus, en la ciudad de Porto Alegre. Provenían de Montevideo, de donde habían escapado tras ser perseguidos por su participación política en el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP).

Desde su casa en Porto Alegre la pareja impulsaba una campaña para difundir en Brasil y en Uruguay la detención ilegal de militantes políticos uruguayos en Argentina.

Te puede interesar