Cáncer es la segunda causa de muerte en Uruguay y

Del paisito 01 de septiembre de 2019
Las políticas sanitarias apuntan a que entre el 30 y 50 % del cáncer sea evitable, y otro 30 % pueda curarse con un diagnóstico precoz, indicó el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, en las Conferencias de Invierno de Oncología.
fgr_01
Foto Presidencia de la República

Recordó que el cáncer es la segunda causa de muerte en Uruguay y que su incidencia coincide con el aumento de la expectativa de vida, característica de países de renta media y alta.

El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, participó de la apertura de la 10.ª edición de las Conferencias de Invierno de Oncología, que la cartera organiza junto con la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) y el Hospital Regional de Tacuarembó.

El evento se realizó en el Auditorio Carlos Vaz Ferreira de la Biblioteca Nacional, con la presencia de destacados expertos internacionales, entre los que se destaca el exministro de Economía de Colombia y miembro del Grupo de Trabajo de Alto Nivel, Mauricio Cárdenas.

Basso realizó una exposición denominada «Enfermedades crónicas no transmisibles: el cáncer como paradigma», en la que destacó las principales políticas públicas y avances terapéuticos para el control del cáncer.

Las políticas públicas promovidas desde el Gobierno tienden a incidir sobre los factores de riesgo, como el tabaquismo, el alcoholismo, el sobrepeso y la obesidad y el sedentarismo. «Son políticas intersectoriales con el objetivo de que la ciudadanía esté informada y adopte las medidas de prevención necesarias», sostuvo.

Las enfermedades no transmisibles son la principal causa de muerte en el mundo y están aumentando, especialmente en los países de menores ingresos. «El consumo de tabaco, alcohol y bebidas azucaradas representa una alta y creciente parte de la carga mundial de las enfermedades no trasmisibles.

En este sentido, dijo que hasta la mitad de los cánceres se pueden prevenir mediante la reducción de los principales factores de riesgo, y aproximadamente el 30 % de los casos de cáncer se pueden curar si se detectan temprana y adecuadamente. «Las personas deben realizarse controles periódicos porque diagnosticados a tiempo se curan y se evitan muertes prematuras por cáncer así como el aumento de la esperanza de vida», reiteró.

«Debemos profundizar las políticas públicas tendientes a concientizar a la población en que es posible reducir la mortalidad a través de estrategias de prevención», subrayó.

En cuanto a la relación entre la incidencia y el índice de desarrollo humano (IDH), los datos del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) sugieren que los países con un IDH alto tienen una incidencia de cáncer, entre dos y tres veces mayor a aquellos con un IDH medio o bajo.

«Los Objetivos Sanitarios 2020 lograron que la incidencia de cáncer como segunda causa, pero que haya disminuido la mortalidad por la enfermedad, ya sea porque se evitan o se diagnostican precozmente y se curan», sostuvo. «Son muy buenas noticias», agregó.

Basso destacó la disminución de muertes de mujeres por cáncer de mama y de cuello uterino, y atribuyó ese avance a la promoción de control periódico a través de mamografías y estudios de Papanicolau, que se efectúan sin costo.

«Todo lo que hagamos tendientes a promover el control periódico con el médico tratante va en la dirección correcta», concluyó.

Fuente : La República

Te puede interesar