Le quitaron la tenencia a la madre de María

Del mundo 01 de octubre de 2019
Quedará a cargo de su padre en la ciudad de Lérida, Cataluña
descarga (3)

La Justicia de España finalmente falló sobre el caso María y su hija, que a partir del viernes quedará en manos de su padre, que vive en la ciudad de Lérida, Cataluña.

Según informó Subrayado, la Justicia del país europeo decidió quitarle la tenencia de la niña a la madre y dársela al padre. Por este motivo, la madre debe entregar a su hija en el consulado uruguayo en Barcelona el próximo viernes.

La sentencia fue emitida este martes por la jueza Cristina Marrero Pérez, quien además dispuso que la madre tenga un régimen de visita de dos horas semanales. Únicamente podrá ver a su hija los sábados de 10:00 a 12:00 en un punto de encuentro dispuesto por la Justicia.

Este caso tomó estado público en el año 2017, cuando la madre y la hija llegaron a Uruguay desde España. El padre de la niña fue denunciado por abuso sexual contra la menor.

La madre retuvo a su hija en Uruguay y se negó a volver con ella a España, como debía hacer legalmente, argumentando que hubo episodios prolongados de violencia doméstica y que tenía sospechas claras de que su hija había sufrido abuso sexual por parte del padre.

Tras el análisis del caso, la Justicia impuso al padre la prohibición de acercamiento en un radio de 500 metros respecto de la niña y de su madre, "quien ejercerá la tenencia provisional de su hija, así como el contacto por cualquier medio". Los técnicos del Poder Judicial determinaron que había indicios de que la madre sufrió violencia familiar y que la niña había sido al menos testigo de ellos, pero no hubo elementos para comprobar el abuso sexual (ni tampoco descartarlo).

 
Si bien la madre tenía diagnósticos de psicólogas que eran proclives a creer que hubo abuso sexual, la perito del Poder Judicial no pudo determinarlo y no consideró que fueron pruebas al respecto los dibujos de la niña, en los que aparecían órganos genitales.

En junio de 2018, la Suprema Corte de Justicia falló que la niña junto a su madre debía volver a España.

Una vez allí, el proceso judicial continuó en el país europeo. El padre de la niña niega las acusaciones y asegura que cinco meses después de que la niña estaba en Uruguay llegó la acusación de abuso, como una maniobra para quedarse con su hija.

También negó haberse comunicado con su hija, dado que la Justicia uruguaya se lo prohibió y criticó a las organizaciones feministas que presionaron a la Justicia: "Usaron la desgracia de una familia para sus intereses, para promover su causa. Toda esa porquería que salió, van a tener que pedir perdón por todo", aseguró el hombre a Radio Carve en octubre de 2017.

Te puede interesar